sábado, 17 de septiembre de 2011

Coquinas de La Isla (Cádiz)

     Hoy presentamos un plato típico de nuestra tierra, tienen un rico sabor a mar y es una exquisitez para los sentidos, cuando empiezas ya no puedes parar y es que tienen un sabor intenso.
     La coquina de San Fernando (La Isla) se parece a la almeja, pero es mucho más aplanada, se rompe facilmente y el molusco de dentro es más pequeño.
     Nos acordamos de nuestro padre, nosotras podríamos tener entre los 6 y los 10 años, solía cogerlas por kilos y kilos...pero de esa época ya han pasado casi 30 años. Al día de hoy  no se puede marisquear libremente como entonces, hay que tener una licencia para ello.
     A nuestro padre lo hemos visto "marisquear" y la verdad es que es un trabajo laborioso y trabajoso,  se llenaba de fango hasta arriba, era muy difícil andar sobre él, pero parecía tan fácil cuando él lo hacía. Algunas de nosotras lo intentamos, para quedarnos clavadas y con las chanclas perdidas en el fondo del fango, eso sí te quedabas floja de la risa porque no podías salir, y tenían que sacarnos.
    Luego venía con el saco de las coquinas; mi madre las guisaba en un perol grande y lo ponía en medio de la mesa y.... ¡¡¡venga!!!  todos metiendo la mano y a comer. Recordamos con cariño cuando cogía una coquina hermosa y se la daba a nuestra madre, y decía: "ésta no cogerla, que es para mamá" y nos encantaba verlos.
   Este molusco se encuentra en los fondos fangosos de algunos esteros aquí en La Isla y en los caños, cuando estos están casi vacíos.  Se marisquean a mano, en la bajamar, moviendo el fango con los dos brazos y recogiendo las que aparecen en la superficie.
    Hay que asegurarse de que sean frescas y estén vivas para consumirlas y comprarlas en sitios de confianza.
                  
             Pleamar en un caño
Bajamar en un caño 
     Se puede hacer de varias formas, nosotras traemos hoy esta.. Es para nosotras un lujo presentaros este plato tan rico de la gastronomía de la Isla, el cual se lo dedicamos a nuestro amado padre.
Ingredientes:
- 1 kg de coquinas frescas y vivas.
- 2 cucharadas rasas de harina blanca.
- 2 cucharadas rasas de pimentón molido dulce.
- Medio vaso de vino blanco.
- 1 hoja de laurel.
- 3 dientes de ajos.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal.
- Perejil fresco picado.
Preparación:
     Lavamos las coquinas muy bien para quitar posibles restos de fango, y las ponemos en agua para que suelten la arena que puedan tener.
     En una sartén o cacerola grande y de buen fondo, calentamos el aceite, mientras cortamos los ajos en láminas y cuando el aceite esté humeando  añadimos  los ajos y el laurel dejamos que  doren los ajos pero sin que se quemen.
    Seguidamente añadimos la harina, movemos para que no se haga grumos y a continuación añadimos el vino,el pimentón y el perejil. Movemos un poco e incorporamos las coquinas que iremos dando vueltas para que se impregnen en ellas todos los ingredientes, con cuidado de no romperlas.
    Poco a poco ellas se irán abriendo con el calor del fuego e irán soltando su propia agua. Finalmente, agregamos un poco de sal, con cuidado de no pasarnos, porque ellas mismas están sabrosas. Se comen con las manos y mojamos la salsita con pan y está..... delicioso.
Receta por: Mila.

49 comentarios:

  1. Ummm que ricas, eso si hay que lavarlas bien bien bien que no salgan con arena alguna si no agggggg.
    Que linda prsentacion en la primera foto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Qué curioso, no había oído llamarlas así, son como nuestras almejas, a lo mejor son una variedad de las mismas.

    Te han quedado con una salsita de toma pan y moja...

    un besito

    ResponderEliminar
  3. Qué tierna historia nos has contado... me ha gustado mucho
    Y sabes? por muy deliciosas que sea, y seguro que lo son, para mí imposible, no podría comerlas. Odio el marisco!! es que yo salgo barata... ;-)

    ResponderEliminar
  4. Me encantan, me he dado una "pechá" este verano, que ni cuento!!!, a mi marido lo tengo aburrido todo el verano para que se las encargue a un amigo suyo mariscador, ya me mira y me dice: cari, quieres coquinas a que si?.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Que historia más bonita, y que plato estupendo!
    BESITOS buen fin de semana para ti!

    ResponderEliminar
  6. Hola. Acabo de conoceros. Esta receta está fantástica y seguro que ese sabor a mar es estupendo. La foto lo dice todo.

    He ojeado un poquito el blog y me encantan los postres, bueno ya me he apuntado la receta de los hojaldres de Astorga que a mi madre le encantan.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Que linda historias nos has contado. me encantan las almejas.
    Feliz afin de semana.
    Bss

    ResponderEliminar
  8. Me parece preciosa la historia, sobretodo el detalle de tu padre hacia tu madre de reservarle las más grandes, eso si que es amor....
    Yo la primera vez que las probé fue en Bajo de Guía, hace más de diez años, quedé enamorada de ellas, por desgracia en la costa de Granada no las hay, y tampoco las traen a las pescadería, así que sólo las como cuando voy a Málaga o a Cádiz.
    De todas formas esta salsita la prepararé con las chirlas, las almejas que tenemos por aquí.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. Que ricas como me gustan las coquinas,me apunto tu receta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Que pena de no estar en la isla y poderme comer ese plato de coquinas, me encantan y solamente las puedo probar cuando voy a Huelva.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  11. Que maravilla de receta y que maravilla de recuerdos asociados a ella. Un besazo.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  12. Riquísimas con esa salsita , para comersela enterita con pan.Besicos.

    ResponderEliminar
  13. Estoy totalmente de acuerdo en que no hay coquinas que se igualen a las de la isla!! Además esta salsa las realza aún más. ¡qué puedo decir, si mi segunda tierra es mi Cái! Un beso

    ResponderEliminar
  14. Hace tiempo iba todos los años a Punta Umbría. ¡Qué panzadas de coquinas me daba!!, jajaja. Son un manjar.

    Hay quien piensa que son almejas pequeñas, pero nada que ver. No se parecen ni en el sabor ni en la cascarita que, hasta la cascarita es bonita en las coquinas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Una bonita historia familiar.
    De pequeña recuerdo haberlas visto coger a las mariscadoras en las playas de Vigo; mucho trabajo, todo el día agachadas.

    El plato tiene una pinta fabulosa, de buena gana me iba para Cadiz.

    Buen finde, chicas

    ResponderEliminar
  16. Que buenas madre mia, me encanta esa salsita tan buena.
    Besos y feliz finde

    ResponderEliminar
  17. Que receta más rica. Y así tan fresquitas y de vuestra tierra.
    Deliciosas.
    Me ha encantado la presentación de la primera foto.
    Besazos

    ResponderEliminar
  18. De esto mi hermano es capaz de comerse unos cuantos de platos, que buenos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Coquinas! coquinas! aunque...no son coquinas tal cual las conocemos, no? será otra variedad..., aún así, ricas seguro!! :)
    A mi dame un buen trozo de pan que me lio a mojar ya ya ya!
    Besos!

    ResponderEliminar
  20. Por favor, que cosa más rica, y con esa salsita, para ir recogiéndola con las conchitas y dando sorbitos, por dios.
    Besitos

    ResponderEliminar
  21. Sí que están buenas, para chuparse los dedos...jejjej gracias por todos los comentarios, ya pondremos otras formas de cocinarlas.

    Bárbara, esta es la coquina típica de aquí, y por lo visto solo se encuentra por esos sitios según nos hemos informado. Luego están otras coquinas que son diferentes, más pequeñas y con cáscaras más duras, como pueden ser las de Huelva por ejemplo (si estamos equivocadas, que nos corrijan, que aquí estamos para aprender).
    Estas de aquí se rompen facilmente porque su concha es muy fina, pero tiene un sabor muy intenso, como hemos dicho.
    Saludos a todos

    ResponderEliminar
  22. MAdre mía que sabor tiene que tener esta receta, porque las coquinas dan ya de por si mucho. Tienen una salsita divina, jo que pinta... que aún no he cenado!

    Besos.
    GustoCocina - María G.

    ResponderEliminar
  23. Ainsssss!!! Se me ha hecho la boca agua...Qué exquisitez!!! Yo quiero un platito de esos ;)...Esta la preparo seguro y la publico en vuestro honor. Aún no mojaré pan, aunque confieso que es mi parte preferida, pero sigo a dieta. Besos!!

    ResponderEliminar
  24. Tienen que estar deliciosas, si te digo que yo nunca las comí!!! Nos cuentas un relato de tu infancia muy tierno y ese detalle de cariño de tu padre hacia tu madre es muy tierno, me emocionó... Que bonito es compartir estos sentimientos, verdad? una receta-historia muy buena y el detalle de las subidas y bajadas, muy curioso. Besinos.

    ResponderEliminar
  25. SOY ALERGICA A LAS ALMEJAS PERO MIRARLAS NÓ, TIENEN UNA PINTA DELICIOSAS... EN FIN ME CONFORMO CON VERLAS PUFFFF SOY TU NUEVA SEGUIDORA, SI TE APETECE VER EL MÍO ESTUPENDO .UN BESITO DE DORIS.

    ResponderEliminar
  26. Buenos días Camilni. Me encantan las coquinas son un vicio como las pipas. Tu receta me parece muy buena y fácil de preparar, yo normalmente las como hechas en una sartén con un poquito de aceite y sal.
    Un saludo Paco

    ResponderEliminar
  27. Madre de diooooooooooosssss!!!

    Mis papilas gustativas se han puesto a bailar un bambo al ver esta delicia de coquinassss!!!

    ñam ñam fiu fiuuuu!!!!

    ResponderEliminar
  28. Qué delicia de plato chicas..y con esa salsita..mmm..una presentacion perfecta!
    Un besitoo

    ResponderEliminar
  29. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  30. UMA MANEIRA DELICIOSA DE COZINHAR AMEIJOAS, AGRADOU-ME BASTANTE.
    BOM DOMINGO
    BESOS

    ResponderEliminar
  31. Los ojos comer inmediatamente! ... Y por suerte no engordar;)
    Excelente sugerencia.

    Un beso de Nita. Hoy un buen domingo.

    ResponderEliminar
  32. Una gozada de plato, con esa salsita para empezar y no saber parar, un beso

    ResponderEliminar
  33. Ahora mismo cogia yo ese plato y lo dejaba bien limpito, que ricas.

    ResponderEliminar
  34. Yo acabo de llegar aquí porque gracias a Dios habési tenido a bien venir a viistarme!!!!


    me encanta este triblog...de verdad...fotos chulis...y no se me gusta y listo!!!

    os invito a mi concurso por si os apetece....y os mando un besote...ya me quedo por aquí pq no quiero perderme nada!!

    ResponderEliminar
  35. Coquinas...que ricas!!
    Te quedaron espectaculares.
    Un saludo y buena semana.

    ResponderEliminar
  36. Viendo las recetas del concurso de "Para estar por casa", llego hasta aquí a por esas tortillitas de camarones que como en Cádiz no salen en ningún sitio, ¡y me quedo! Un saludito bouganvillero a las tres, ¡me encanta vuestro blog!
    Y es que Cádiz tiene un arte que pa qué.

    ResponderEliminar
  37. tu lo has docho chiquilla que exquisitez de plato!!
    un saludito.
    http://conaromaacaserito.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  38. Hola chicas, mira que no he probado las coquinas nunca pero me encantan las almejas y las chirlas así que, supongo, también me gustarían.

    Me ha encantado la historia de la familia. Especialmente el detalle de ofrecer la coquina grande a vuestra madre. Preciosooooooo.

    Bss, Carmen

    ResponderEliminar
  39. Es una pena que en mi casa sólo a mi me guste este tipo de comida :(

    Un día me voy a rebelar y que aguantes los aromas!!!! jijijiji. Se ve de rechupete! :)

    Cariños marineros!

    ResponderEliminar
  40. Me ha encantado leer esta tierna historia amigas!! y las coquinas... una ricura doy fé! son como las pipas empezar y no parar, y con esa salsina ayydiosssss! que rico omáááááaá!!!!:))

    Un besiño amigas!!

    Tito el salseiro! :)

    ResponderEliminar
  41. No las he comido nunca, pero sí me las han mencionado amigos mios que han ido por ahi y me dicen que son una delicia auténtica , cada vez que van se pegan unas panzadas de agárrate que hay curva jaja...

    Una entrada llena de ternura y recuerdos . El gesto de tu padre me emocionó.

    Besinos guapas.

    ResponderEliminar
  42. Menuda entrada,grande grande!!!
    Me encantan,las fotos de escandalo.
    Saludos
    Miguel
    lareposteriademiguel.blogspot.com

    ResponderEliminar
  43. El marisco me encanta todo, (yo venía para rica) y la historia que has contado también. Me parece que estas coquinas te han quedado de lujo y con un aspecto de lo más delicioso, me trae muy buenos recuerdos de mi tiempo en Cádiz, comiendo almejitas y tortillas de camarones.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  44. Las coquinas me encantan, empiezas con una y hasta que no acabas la fuente no lo dejas, pero sólo las he comido con ajo y perejil. Estas con salsita para cuando se te terminen empezar a mojar pan. Bss (Elena)

    ResponderEliminar
  45. Hola, vengo desde el blog de Irmina porque le has dicho mi tierra y me ha dado curiosidad veo que has puesto un plato exquisito de los que dejo el plato limpio haciendo barquitos jajaja
    Un beso paisanas

    ResponderEliminar
  46. Me ha encantado la receta, pero mucho más me han gustado los recuerdos, qué lindo cómo él guardaba la coquina más grande para la mamá, una ternura. Yo también acompañaba a mi papá a mariscar de pequeña y lo hacíamos en el Estrecho de Magallanes, pero no había fango, muchas rocas sí, entonces yo podía adentrarme con los adultos y coger mis propios mariscos. Qué delicia comer luego lo que uno a cosechado, mamá hacía unas empanadas maravillosas, que no he vuelto a probar jamás, con ese sabor que sólo las madres dan a los platos. besitos mis queridas amigas

    ResponderEliminar
  47. Que ganas tengo de hacer una visita a tu tierra.....me pirra el pescaito.

    ResponderEliminar
  48. Estoy por la red, dando vueltas a los blogs amigos a ver como son las coquinas, nosotros las publicamos ayer y nos dicen que no son...me parece curioso...me llevo esta receta que no la conociamos...
    Besos

    ResponderEliminar

Tus comentarios, nos animam mucho y nos ayudan a seguir con nuestro blog, que con tanto cariño llevamos. Siempre los leemos e intentamos contestar a todas las preguntas, lo más rápido posible.
Gracias por estar ahí siguiéndonos:
Camilni