viernes, 11 de octubre de 2019

Smoothie bowl de manzana y plátano

Smoothie bowl de manzana y plátano (La cocina de Camilni)
     Hoy os presentamos el smoothie bowl que más nos gusta ya que somos muy amantes de las manzanas y plátanos, este último los consumimos cada día. El que veis en la foto nos lo tomamos entre mi hijo y yo y quedamos hartos, llena muchísimo. Así arrancamos bien el día desayunando fuerte y variado.  Lo característicos de los smoothie bowl es que tiene que llevar una base consistente tipo puré para que pueda aguantar el peso de los ingredientes que añadimos. Hay muchos smoothies bowl por internet cada uno diferente y lleno de colores, pero lo más importante es que son saludables, sencillos de hacer y muy versátiles ya que cada persona tiene gustos diferentes.  Os dejamos este :
INGREDIENTES PARA UNA PERSONA:
-Una manzana y media
-Un plátano y medio
-Una cucharada colmada de miel
-1/2 vaso de leche de avena
-Canela al gusto
-nueces peladas
-Cereales al gusto, en mi caso Fitness granola
PREPARACIÓN:
Pelamos y cortamos las frutas y dejamos de cada una algunos trozos para poner arriba del puré.  añadimos la miel la leche de avena y canela al gusto, batimos. 
Lo ponemos en un cuenco y ponemos por encima los cereales,  el plátano y la manzana que habíamos reservado antes, añadimos nueces y a comer.
Smoothie bowl de manzana y plátano (La cocina de Camilni)
Para hacer este smoothie bowl hemos probado los Cereales Nestlé Fitness granola de nuestra caja de Degustabox de este mes.
Si quieres recibir una caja sorpresa con productos nuevos en el mercado tan solo tenéis que ir a su página web  pinchando aquí .
La caja sorpresa con productos cuesta 14,99 € pero si ponéis este código: BDBC7 os saldrá
por 7,99 € gastos de envíos incluidos, la primera caja.
 Desde las diferentes redes sociales podéis seguirlo:
Facebook      Twitter   @Degustabox
Smoothie bowl de manzana y plátano (La cocina de Camilni)
Receta elaborada por: Mila

domingo, 6 de octubre de 2019

Cupcakes sabor chicle de fresa (sin huevo).


  Hacía mucho tiempo que no publicaba unos cupcakes. A mi hija le encanta, y de vez en cuando le doy el capricho. No soy mucho de buttercream, así que esta vez la cobertura la hice con nata; y la verdad es que particularmente me gustó mucho más,  y a mi hija ya ni os cuento. 
  Esta idea de ponerle sabor a chicle me lo dijo ella, y os lo recomiendo cien por cien. Unos cupcakes perfectos para cualquier fiesta infantil y de adolescentes.
INGREDIENTES:
- 200 grs de harina de trigo o para repostería.
- 200 grs de azúcar.
-  100 grs. de nesquick de fresa.
- 450 ml de leche semidesnatada.
- 40 ml de aceite de girasol.
- 16 gramos de levadura en polvos.
 -colorante en pasta rosa ponéis la cantidad al gusto hasta obtener el color deseado.
Decoración:
-nata para montar 33% m.g.
-esencia de chicle, las gotas al gusto.
- colorante en pasta rosa.
-bolas de chicle
PREPARACIÓN:
  Precalentamos el horno a 175 º calor arriba y abajo. En un  cuenco, mezclamos la harina con la levadura tamizadas con un colador grande. Añadimos el nesquick de fresa y el azúcar y mezclamos bien para que se mezcle todos los ingredientes secos.
  En otro cuenco, mezclamos la leche con el aceite y movemos bien para que se integren y unimos a la mezcla anterior de ingredientes secos. Una vez ligados todos los ingredientes, vamos añadiendo colorante hasta obtener el color deseado (en ocasiones al hornear baja el tono del color).  Mezclamos con la ayuda de unas varillas hasta que todos los ingredientes queden bien integrados.  En un molde para magdalenas, colocamos las capsulas de papel . Vertemos la mezcla en cada una de ellas, solo llenaremos las 3/4 partes.
  Introducimos en el horno precalentado a 175º,  30 minutos (según horno más tiempo o menos tiempo, cada uno conoce el suyo) con calor abajo y arriba, hasta que al pinchar con un palillo, éste salga limpio. Una vez hechas, sacamos del molde de hornear y dejamos enfriar.
  En un bol de cristal y con la nata bien fría, empezamos a montar la nata y cuando empiece a tomar textura añadimos unas gotas de esencia de sabor a chicle y un poco de colorante. Terminamos de montar la nata, y probamos por si le hiciera falta más sabor de chicle, cuidado de no pasarse.
  Colocamos la nata montada en una manga pastelera con la boquilla que más nos guste, y decoramos  nuestros cupcakes con ella. Para terminarlos de decorar colocaremos una bola de chicle de fresa.
  Si os sobrara alguno, lo guardaremos en el frigorífico bien tapado, y aguanta lo que la nata dura, como unos tres días.
Receta elaborada por: Mila.