viernes, 5 de febrero de 2016

Fideos con salmón, almejas y gambas

     Me encantan los guisos marineros, los disfruto muchísimo haciéndolos y sobre todo saboreando el resultado del plato. Un olor a mar que inunda nuestra cocina, y me recuerda la brisa del mar que disfrutamos aquí en Cádiz mientras paseamos cerca de la playa. En casa gusta mucho las cazuelas de fideos preparados con diferentes ingredientes: pollo, conejo, carne, pescados y mariscos; además a mi hijo le encanta y siempre termina el plato cada vez que lo preparo. No es complicado de hacer; teniendo un buen fumet preparado el éxito está asegurado. Espero que os guste mi manera de hacer este guiso. Buen fin de semana para todos. 

Ingredientes: 
- Una cola de salmón de 800 grs sin piel ni espinas. 
- 300 grs de almejas.
- 350 grs de langostinos crudos. 
- 1 cebolla.
- 1 tomate maduro.
- 1 pimiento italiano.
- 3 dientes de ajo.
- Eneldo seco o fresco. 
- 2 hojas de laurel.
- 1/2 pastilla de caldo de pescado.
- Pimienta negra molida.
- Nuez moscada.
- Azafrán o colorante alimentario. 
- 1/2 vaso de vino blanco. 
- Fideos medianos o gruesos al gusto.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal si fuese necesario.
Fumet: 
- 1 cebolla.
- 1 trozo grande de apio.
- 1 trozo grande de puerro.
- Perejil. 
- Las cabezas y cascaras de los langostinos.
- Cabeza de salmón entera.

Preparación: 
     Lo primero que tenemos que hacer es el fumet. En una olla ponemos agua, la cabeza de salmón, las cabezas machacadas de los langostinos y sus cáscaras. Lavamos bien las verduras, agregamos a la olla junto con el perejil y cocinamos a fuego fuerte durante 40-50 minutos, hasta que reduzca un poco y quede un buen caldo. Retiramos las verduras y el perejil y dejamos reposar el fumet. 
     En una sartén con aceite, sofreímos el tomate, la cebolla, el pimiento, los ajos y las hojas de laurel en trozos medianos, vamos cocinando hasta que nos quede bien pochado y dorado. 
     Mientras se hace el sofrito, ponemos las almejas al remojo con agua para que vaya soltando la posible arena que tengan y cortamos el salmón en dados medianos, salamos y agregamos eneldo al gusto. 
     Una vez hecho el sofrito de verduras, retiramos y reservamos las hojas de laurel y el aceite sobrante. Este aceite sobrante lo vertemos en la cazuela donde cocinaremos los fideos. Batimos las verduras del sofrito junto al vino blanco y quede todo bien triturado.
     Ponemos a calentar el aceite anterior en la cazuela, y agregamos los fideos para que se tueste un poco, seguidamente agregamos el sofrito triturado y añadimos el azafrán, la nuez moscada y la pimienta negra molida, incorporamos las hojas de laurel reservadas y los dados de salmón. Cocinamos un poco para que el vino vaya evaporando y a continuación añadimos una parte  del fumet bien colado y la media pastilla de caldo. No es necesario añadir todo el fumet, iremos viendo durante el guiso según los fideos absorban el líquido, e iremos incorporando poco a poco durante su cocción. Cuando quede unos 5 minutos de cocción de los fideos, añadimos los langostinos, y las almejas,(normalmente este tipo de fideos se cocinan en 12-15 minutos). Rectificamos de sal si fuese necesario y dejamos reposar unos 5 minutos con el fuego apagado. 
Receta elaborada por: Nina.

viernes, 29 de enero de 2016

Cupcakes sabor chicle de fresa (sin huevo).


  Hacía mucho tiempo que no publicaba unos cupcakes. A mi hija le encanta, y de vez en cuando le doy el capricho. No soy mucho de buttercream, así que esta vez la cobertura la hice con nata; y la verdad es que particularmente me gustó mucho más,  y a mi hija ya ni os cuento. 
  Esta idea de ponerle sabor a chicle me lo dijo ella, y os lo recomiendo cien por cien. Unos cupcakes perfectos para cualquier fiesta infantil y de adolescentes.
INGREDIENTES:
- 200 grs de harina de trigo o para repostería.
- 200 grs de azúcar.
-  100 grs. de nesquick de fresa.
- 450 ml de leche semidesnatada.
- 40 ml de aceite de girasol.
- 16 gramos de levadura en polvos.
 -colorante en pasta rosa ponéis la cantidad al gusto hasta obtener el color deseado.
Decoración:
-nata para montar 33% m.g.
-esencia de chicle, las gotas al gusto.
- colorante en pasta rosa.
-bolas de chicle
PREPARACIÓN:
  Precalentamos el horno a 175 º calor arriba y abajo. En un  cuenco, mezclamos la harina con la levadura tamizadas con un colador grande. Añadimos el nesquick de fresa y el azúcar y mezclamos bien para que se mezcle todos los ingredientes secos.
  En otro cuenco, mezclamos la leche con el aceite y movemos bien para que se integren y unimos a la mezcla anterior de ingredientes secos. Una vez ligados todos los ingredientes, vamos añadiendo colorante hasta obtener el color deseado (en ocasiones al hornear baja el tono del color).  Mezclamos con la ayuda de unas varillas hasta que todos los ingredientes queden bien integrados.  En un molde para magdalenas, colocamos las capsulas de papel . Vertemos la mezcla en cada una de ellas, solo llenaremos las 3/4 partes.
  Introducimos en el horno precalentado a 175º,  30 minutos (según horno más tiempo o menos tiempo, cada uno conoce el suyo) con calor abajo y arriba, hasta que al pinchar con un palillo, éste salga limpio. Una vez hechas, sacamos del molde de hornear y dejamos enfriar.
  En un bol de cristal y con la nata bien fría, empezamos a montar la nata y cuando empiece a tomar textura añadimos unas gotas de esencia de sabor a chicle y un poco de colorante. Terminamos de montar la nata, y probamos por si le hiciera falta más sabor de chicle, cuidado de no pasarse.
  Colocamos la nata montada en una manga pastelera con la boquilla que más nos guste, y decoramos  nuestros cupcakes con ella. Para terminarlos de decorar colocaremos una bola de chicle de fresa.
  Si os sobrara alguno, lo guardaremos en el frigorífico bien tapado, y aguanta lo que la nata dura, como unos tres días.
Receta elaborada por: Mila.

miércoles, 20 de enero de 2016

Raviolis de ricotta y nuez con salsa de nueces.

     Ya sabéis que cada mes tenemos en nuestro blog una cita que nunca falta en nuestra cocina, y se asoma por la ventana siempre el mismo día; esperando ser bien recibida por todos aquellos que cada día 20 nos visitan. Es nuestra receta de: Desafío en la cocina, que este mes nuestra querida compañera Rocío del blog: Chismes y Cacharros nos propone. 
     Su propuesta elegida fue hacer pasta casera (ñoquis no), de la forma que quisiéramos y con la salsa acompañante. Ya sabéis que en el mercado, encontramos pasta fresca de diferentes marcas y rellenos, pero os invito que alguna vez, probéis hacedla con masa casera; no tiene nada que ver con la comprada tiene un sabor exquisito. Quizás el miedo sea el trabajo que conlleva y la falta de tiempo que tenemos muchas veces, pero una vez al año no hace daño ¿no? Además podéis ayudaros de la máquina de pasta, tiene la ventaja que la estira bien fina y le da la forma que queramos. Pero si como yo no tenéis la máquina toca hacer un poco de ejercicio de brazos con el rodillo para que quede bien fina y sabrosa. Así que os animo a quitaros alguna vez el miedo de la pasta casera que doy fe que gustará a toda la familia seguro, así fué como me paso a mí. 

INGREDIENTES:
Para la pasta: 
- 200 grs de harina de trigo.
- 2 huevos.
- 1 cuchara de aceite de oliva. 
Para el relleno: 
- 80 grs de nueces.
- 200 grs de ricotta (o requesón).
- 2 cucharadas de nata 35% materia grasa.
- 1 cucharada de queso parmesano rallado,
- Pimienta negra molida.
- Sal fina. 
Para la salsa: 
- 1 cebolla mediana. 
- 200 ml de nata para cocinar.
- 70 grs de nueces picada en trocitos.
- Sal fina.
- Pimienta negra molida.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Queso parmesano para espolvorear.
- Nueces picadas para decorar. 
PREPARACIÓN:
Masa de pasta a mano
     Antes de preparar la pasta hay que tener en cuenta: los huevos deben de estar a temperatura ambiente, evitaremos hacer y estirar la masa sobre superficies frías, como el mármol o el granito. La zona de trabajo debe estar bien limpia y enharinada para evitar que se pegue la masa, así como el rodillo. 
     Hacemos un volcán con la harina, abrimos un hueco en el centro y colocamos los huevos y la cucharada de aceite. Batimos ligeramente los huevos para que se mezclen bien y con la ayuda de las manos vamos incorporando la harina hacia el centro del volcán y amasamos hasta que los ingredientes se hayan mezclado perfectamente, y quede una masa elástica sin que se pegue en las manos. Hacemos una bola con ella y envolvemos en papel film y dejamos reposar en nevera al menos 30 minutos mínimo, máximo 3 horas. 
 Imagen 1: una vez reposada la masa, enharinamos la mesa de trabajo y el rodillo, dividimos la masa en cuatro, los trozos restantes los envolvemos en papel film para que no se sequen. 
 Imagen 2: estiramos la masa desde el centro hacia arriba y abajo de tal manera que quede una masa muy fina de 1 mm de espesor, o hasta que se transparente la superficie de trabajo.
Imagen 3: cortamos los raviolis con ayuda de un cortapastas cuadrado; ponemos el relleno en el centro con la ayuda de una manga pastelera. 
Imagen 4: mojamos los bordes del ravioli con la ayuda de un pincel de cocina o los dedos y colocamos encima otro trozo de masa, presionamos un poco los bordes para que queden bien sellados. Espolvoreamos con harina y dejamos secar fuera 1 hora antes de cocerlos. 
     Pasado este tiempo cocemos en agua con sal y un poco de aceite, hasta que estén los raviolis al dente, escurrimos y enfriamos en agua fría para que no se nos pegue mientras preparamos la salsa. 

Relleno de la pasta: 
     Picamos las nueces en una picadora o bien en thermomix unos 10 segundos velocidad 10, hasta que quede bien molida. Reservamos en un recipiente en el que agregaremos el queso ricotta, el parmesano rallado, la nata, la sal y la pimienta negra. Mezclamos bien con una cuchara hasta que queden los ingredientes bien integrados. o mezclar en thermomix unos 3 segundos velocidad 5. Una vez que tengamos el relleno preparado, lo introducimos en una manga desechable y guardamos en nevera. hasta que rellenemos los raviolis. 

Salsa de nueces: 
     En una sartén antiadherente y con el aceite caliente, vertemos la cebolla bien picada, vamos dorando hasta que la cebolla quede transparente. Agregamos las nueces picadas, damos unas vueltas y añadimos la nata, la sal y la pimienta molida, mezclamos bien el conjunto y damos un hervor, pero sin que la salsa espese demasiado. 

Montaje del plato: 
     Una vez cocida la pasta. vertemos encima la salsa de nueces y espolvoreamos el plato con parmesano rallado y decoramos con unos trozos de nuez. 
   Si queréis ver todas las propuestas que han hecho el grupo que componemos Desafío en la cocina, podéis verlo pinchando aquí  y os llevará a todas las pastas frescas que han preparado nuestros compañeros.
  Os esperamos de nuevo el 20 de Febrero y esta vez toca dulce. ¿A qué no sabéis a quién le toca desafiar y se estrena como desafiadora?  Toñi del blog ¿Qué se cuece en mi cocina? , que tengas buen estreno compañera, lo harás genial.
Receta elaborada por: Nina.

miércoles, 13 de enero de 2016

Patatas guisadas con carne

  Ya este lunes los nenes se incorporaron a sus respectivos colegios e institutos. Atrás quedan esos días de vacaciones que se pegaron, y vuelta a empezar, para mi pena, ya que disfruto teniéndolos en casa.
  Parece que viene el frío por aquí por Cádiz y nada más calentito que los guisos. Es uno de los platos de cuchara que gusta mucho a mi familia, pero eso sí, tiene que haber una barra de pan al lado. Son de estos guisos rápidos que casi se cocinan solos.
Ingredientes para 4 personas:
-350 gr. de carne de ternera troceada.
-pimienta molida
-1 cebolla.
-1 pimiento.
-2 dientes de ajo.
-1 tomate.
-1 zanahoria.
-100 gr. de guisantes.
-1 hoja de laurel.
-Nuez moscada.
-Sal.
-100 ml de vino blanco.
-Aceite de oliva virgen.
-media cucharadita de comino molido.
-Patatas.
Preparación:
  Sazonar la carne y añadimos un poco de nuez moscada molida y pimienta. En una sartén la rehogamos con un poco con aceite de oliva virgen. Apartamos.
  En ese mismo aceite hacemos un sofrito con:  la cebolla, el pimiento y los dientes de ajo. Si se necesitara un poquito más de aceite, añadir. Lo ponemos a fuego lento. Una vez que veamos que va pochándose un poco el sofrito es cuando añadimos el tomate a trocitos. Sofreímos un poco más. Retiramos y lo colocamos en el vaso de la batidora junto con el vino blanco y el comino molido, batimos.
  En una cacerola u olla a presión, echamos la carne, la hoja de laurel, el sofrito batido, la zanahoria cortada, los guisantes, un poco de sal y agua hasta cubrir. Cocemos unos 20 minutos en olla a presión o en olla programable botón "carne".
  Una vez que haya pasado el tiempo, probamos por si hay que añadir más sal, retiramos la olla de laurel; si vemos poca agua añadimos un poco. Agregamos las patatas peladas y chascadas (así espesará un poco el caldo).  Guisamos durante 12 minutos, o hasta que las patatas estén tiernas.
  Para este plato  he utilizado los guisantes de Bonduelle que gracias a la caja de Degustabox hemos probado.
Si quieres recibir una caja sorpresa con productos nuevos en el mercado tan solo tenéis que ir a su página web  pinchando aquí .
La caja sorpresa con productos cuesta 14,99 € pero si ponéis este código: OEOGT os saldrá por 9,99 € gastos de envíos incluidos, la primera caja. Vamos una oferta que no os podéis perder.
 Desde las diferentes redes sociales podéis seguirlo:
Facebook      Twitter   @Degustabox
Receta elaborada por: Mila

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Cordiales

  Uno de los magníficos postres de España que se comen por Navidad, típicos de las tierras levantinas. Estos que os traigo son  concretamente de la Vega Baja y Murcia. Un postre que os recomiendo al cien por cien, tanto por su sabor y por lo fácil que es de hacer. Ya lo he hecho un par de veces, y las que queda por hacer, porque en casa ha gustado y mucho. El bocado que tiene es semiduro por fuera y blandito por dentro, que al degustarlo encontraréis la almendra y el cabello de ángel en trocitos minúsculos.
 La receta original la cogí de Toñi, y la hice tal cual la pone en su blog, no sin antes preguntarle algunas dudas que tenía sobre ella. La receta la podéis encontrar en su blog pinchando aquí, un blog que os recomiendo por la sencillez de su cocina y sus recetas de aprovechamiento, vamos una cocina del día a día. 
  INGREDIENTES:
- 100 grs. de azúcar glass.
- 200 grs. de cabello de ángel.
- 250 grs. de almendras molidas.
- 125 grs. de almendras en granillo.
- 2 yemas de huevo.
- la ralladura de un limón.
PREPARACIÓN:
  Como siempre digo y me repito en cada receta, antes de empezar tendremos todos los ingredientes a mano y ya pesados.
  En un bol mezclamos los dos tipos de almendras y a continuación el azúcar glass, ligamos bien con una cuchara. Ahora a esta mezcla le añadimos las dos yemas y vamos moviendo hasta que quede todo muy bien ligado. A continuación  añadimos el cabello de ángel y la ralladura de limón y amasamos todo manualmente.  No os preocupéis si la masa es pringosa, sale así. Vamos cogiendo un poco de masa del tamaño de una nuez y la vamos apretando con nuestras manos y le damos forma de montañita.
  Colocamos sobre papel de horno. Horneamos a 200º, previamente precalentado,  calor arriba y abajo, durante 7-8 minutos hasta que lo veamos doraditos. Una vez pasado el tiempo dejamos que enfríen, ya que salen blanditos, y luego endurecen por fuera cuando se enfrían.
Nota: Los cordiales se hornean sobre un trozo de obleas, se presentan y se comen así. Por aquí por donde vivo, no los encontré, y menos por estas fechas.
Receta elaborada por: Mila.