sábado, 20 de diciembre de 2014

Canelones de salmón y gambones con bechamel marinera

   Hoy como cada día 20 de cada mes, os presentamos una receta propuesta por el grupo: Desafío en la Cocina. Esta vez fue nuestra guapa Mabel fue la que nos pidío que hicieramos canelones; nos dio vía libre para elaborarlos, con el relleno y la bechamel que quisieramos; pero obligatoriamente debía llevar la pasta típica para este fin. 
  Hacía muchísimo tiempo que no preparaba canelones en casa, soy más de lasaña porque precisamente es menos entretenida de hacer ya que no hay que estar enrollando las placas, pero la verdad me encantó como quedó y el sabor tan rico que tenía. Mi hijo me decía que estaban riquísimos que sabían a mar, y que lo preparara más veces. Y la verdad es que razón tenía porque estaban super buenos. Os dejo como los he preparado. 
Ingredientes para los canelones:
- 1/2 kilo de gambones crudos.
- 16 placas de pasta de canelones. 
- 400 grs de cola de salmón sin piel ni espinas. 
- 50 ml del caldo de cocción de las cáscaras del gambón. 
- 3 dientes de ajo.
- 1/2 cebolla grande.
- 200 ml de nata líquida para cocinar.
- 3 cucharadas de aceite.
- 50 ml de vino fino.
- 1 cucharita de harina de maíz.
- Sal, pimienta blanca molida y eneldo al gusto. 
Ingredientes para la bechamel marinera:
- 50 grs de mantequilla.
- 50 grs de harina de trigo.
- 150 ml del líquido de cocción de las cáscaras del gambón.
- 200 ml de leche semidesnatada.
- 1 cucharada de tomate frito.
- Sal, pimienta negra molida y nuez moscada al gusto. 

Preparación de los canelones de salmón y gambón: 
  Lo primero que tenemos que hacer es quitar las cáscaras y las cabezas a los gambones; machacarlas un poco con el mazo del mortero  y ponerlas a cocer en una cazuela cubriendo de agua y llevarlas al fuego unos 12-15 minutos. Colamos y reservamos el caldo obtenido. Mientras tanto cocemos las placas de canelones en agua hirviendo con sal, tal y como se indica en el paquete. Una vez cocido enfriamos extendidos sobre un paño limpio. 
  Cortaremos en dados pequeños el salmón y los gambones, salpimentamos ambos y dejamos dos gambones para la decoración. En una sartén con las tres cucharadas de aceite añadimos la cebolla picada muy finamente y los dientes de ajo muy picados, vamos moviendo para que se vaya dorando por igual, añadimos los dados de salmón y el eneldo espolvoreado. Cuando selle un poco por todos los lados, agregamos el vino y el caldo de los gambones, vamos cocinando hasta que se consuma un poco los líquidos. Añadimos los gambones troceados y la nata líquida, iremos moviendo para que se cocine por igual. Antes de que reduzca por completo la nata, mezclamos en un vaso la harina de maíz con un poco del líquido del gambón, disolvemos esta y lo agregamos a la preparación, moviendo a la vez hasta que ligue todo el conjunto y quede espeso. En una sartén con un poco de aceite doramos los gambones reservados para la decoración.
Preparación de la bechamel marinera: 
  En una sartén derretir la mantequilla, añadimos seguidamente la harina doramos y movemos con varillas para que no queden grumos. A  continuación, la leche y el líquido de cocción de los gambones, bajamos el fuego y movemos continuamente con las varillas. Agregamos la sal, la pimienta, la nuez moscada al gusto y el tomate frito; vamos moviendo hasta que el tomate se integre totalmente.
Montaje de los canelones: 
  Pincelamos una fuente de horno, con un poco de mantequilla para que no se nos pegue los canelones. Rellenamos cada placa de la pasta de canelones con el relleno en el centro, cerramos los extremos y lo vamos colocando en la bandeja de horno. Finalmente vertemos la bechamel marinera hasta que los canelones estén totalmente cubiertos. Doramos en el horno, unos 10 minutos, con horno precalentado a 180º. Servimos acompañado de los gambones reservados. Servir caliente. 

  Si queréis saber todas las propuestas que han hecho el grupo que componemos Desafío en la cocina, podéis verlo pinchando aquí  y os llevará a todas las versiones de canelones que han preparado nuestros compañeros.  
  Tan sólo nos queda deciros que el próximo mes de Enero nos toca dulce, y el desafío vendrá de la mano de Carolina y su blog Tomillo, laurel y otras cosas de comer  Os esperamos el día 20 de enero.
Receta elaborada por: Nina.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Gambones a la sal

  Un plato sencillísimo de elaborar y con un resultado sorprendente y que os recomiendo para estas fiestas. Es una forma diferente de comer los gambones y como me gusta mucho algunos pescados a la sal, como la dorada, quise compartir con vosotros esta forma de hacerlo. Como cualquier pescado hecho a la sal, los gambones guardan todo su sabor y jugosidad y toma la sal justa que necesita. El sabor a mar es muy característico y hace que nos chupemos los dedos, os lo aseguro.
  Además como no necesita mucha elaboración, podemos dejarlo preparado antes de meterlo al horno, y mientras vamos poniendo la mesa o algunas cosillas que nos quede por preparar de última hora. Os lo recomiendo recién salido del horno, como estos de las fotos que estaban calentitos.
INGREDIENTES:
-1 kilo de gambón.
-un paquete de 2 kilos de sal Costa para hornear
PREPARACIÓN:
   Cogemos los gambones y los secamos con papel absorbente. En la bandeja del horno o en un recipiente grande, ponemos un lecho de sal como unos dos dedos de grosor. Colocamos los gambones separados unos de otros, para que estén cubiertos por todos lados de sal.
  Una vez colocados el kilo de gambones añadimos la sal restante tapando todos los gambones. Introducimos en el horno precalentado a 250º, durante 20 minutos.
  Servimos calentitos, con cuidado de no tirar de ellos a la hora de sacarlos, se dará golpes con el reverso de una cuchara para poder romper un poco la costra de sal.
  Para limpiar la bandeja del horno o el recipiente, dejarla en remojo en agua a los minutos la sal de despega por sí sola.
  Si queréis otra forma de hacer los gambones os recomiendo también esta que tenemos publicada, tan solo tenéis que pinchar en el nombre de la receta: Gambones al horno.
Esta receta la hice con la sal que venía en nuestra caja de Degustabox.
Si queréis recibir una caja sorpresa con productos de gran calidad y nuevos en el mercado tan solo tenéis que ir a su página web pinchando aquí  .
  La caja sorpresa con productos de primera calidad cuesta 14,99 € peroooooo si ponéis este código: XZCWU os saldrá por 9,99 € (solo la primera caja) gastos de envíos incluidos.
 Desde las diferentes redes sociales podéis seguirlo:
Receta elaborada por: Mila.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Rocas de chocolate blanco

  Ahora que se acercan las Navidades, nos apetece hacer dulces bocados hechos por nosotros mismos. Tanto en cocina y repostería, las cosas elaboradas con cariño y esmero gana en sabor e incluso color. A mi hijo le encanta el dulce hecho por mamá, y mira que no hago demasiado porque precisamente no solo me gusta hacerlo sino comerlo también; y ahí está el peligro. De hecho no se cansa, y ya me ha pedido que le haga mini pestiños (aquí la receta) que según él, ya va llegando Navidad (lo tiene todo controlado, jejeje). 
  Estas rocas de chocolate blanco no son nada complicadas de hacer, además de quedar bien ricas, guardadas en una caja metálica puede durar varios días, sino se acaban antes claro. También podéis aprovechar las vacaciones de vuestros hijos y hacerlas con ellos, seguro que se lo pasarán genial y luego las disfrutarán mucho más,  además también se pueden hacer de chocolate negro o con leche. 
  Esta receta es del afamado pastelero: Paco Torreblanca, catalogado ahora mismo como uno de los mejores maestros en pastelería tradicional y de vanguardia. Es el único pastelero español  que ostenta el título de mejor artesano pastelero de Europa.   Sus creaciones son únicas y difíciles de imitar, yo me he decantado por algo sencillo, pero a la vez rico y coqueto. 
INGREDIENTES: 
-200 grs de almendras.
- 50 grs de azúcar blanco.
- 8 grs de mantequilla.
- 150 grs de chocolate blanco. 

PREPARACIÓN: 
  Con la ayuda de un cuchillo afilado cortamos las almendras en varitas o bien por la mitad a lo largo. Las tostamos en una sartén o bien en el horno, yo las hice en una sartén antiadherente; una vez tostadas se reservan calientes. En la misma sartén ponemos el azúcar y la llevamos a fuego medio para que caramelice y no se queme el caramelo. Cuando veamos que va tomando un color rubio añadimos las almendras y movemos para que se impregnen del caramelo.  Seguidamente añadimos la mantequilla ablandada, mezclamos bien y apartamos en un plato hondo. 
   Derretimos el chocolate blanco al baño maría o bien en el microondas, si lo hacemos en el micro, debemos hacerlo programando poco tiempo y mirando cada vez para que no se nos queme el chocolate.  Una vez que esté fundido completamente, vertemos sobre las almendras caramelizadas y mezclamos muy bien para que se reparta el chocolate por igual. 
  Antes de que se enfría la preparación, hacemos pequeñas rocas con la ayuda de una cuchara, no hace falta que queden perfectas, lo bonito de ellas es que no hay ninguna de forma igual. Colocamos sobre papel de horno, y la metemos en el frigorífico para que endurezcan, más o menos una hora, y ya están listas para disfrutar. 
Receta elaborada por: Nina. 

martes, 25 de noviembre de 2014

Carne con tomate

  Este plato es de lo más tradicional en Andalucía y no hay ninguna casa que no lo haya hecho, es muy conocido aunque cada uno lo hace a su manera claro. Por aquí es normal encontrártelo por los bares como tapas. Además es fácil de hacer y la podemos acompañar con arroz en blanco, patatas fritas o puré de patatas. Un plato que te saca de más de un "desavío". Se puede hacer de un día para otro y si te sobra sigue estando igual de bueno. Os dejo mi manera de hacerlo.
Ingredientes:
- 3/4 kilo de carne de cerdo para guisar que sea tierna, cortada a tacos.
-aceite de oliva virgen extra.
-Orégano, tomillo, una hoja de laurel, sal.
-medio vaso de vino, y medio vaso de agua.
- un pimiento verde.
-una cebolla.
-tres dientes de ajos.
- una lata de tomate triturado de unos 400 grs.;
si por el contrario queréis hacer la salsa de tomate casera  pincha aquí   y te
explicamos cómo elaborarla.
Preparación:
  Sazonamos la carne y añadimos por ambos lados orégano y tomillo. En una sartén con un poquito de aceite de oliva virgen extra rehogamos la carne por ambos lados. Se trata de sellar la carne no de hacerla, ojo. Reservamos.
  En esa misma sartén haremos un sofrito con la cebolla, los ajos y el pimiento. Una vez hecho lo batimos con el vino.
  En una cacerola alta, el tomate ensucia y salpica mucho; colocamos los trozos de carne, el sofrito batido, el agua, la hoja de laurel (la quitaremos a los 10 minutos de cocción, para que no amargue) y el tomate. Movemos muy bien y ponemos la olla a fuego medio-bajo, y cocinamos tapado. Dejamos que se cueza y vamos pinchando con un tenedor de vez en cuando, para comprobar si la carne está hecha. Una vez que el tenedor entre sin mucha fuerza en el trocito de carne, será señal que la carne está hecha. Apartamos y servimos.
Nota: Hay veces que la carne está más dura y el tomate se nos hará antes, para ello añadiremos poquito a poco agua, para que no se nos pegue el tomate en el fondo. La salsa no debe de quedar aguada. Si optáis por hacer el tomate casero os saltáis el sofrito de esta receta, ya que en el casero ya lo lleva integrado en el tomate.

Receta elaborada por: Mila.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Casadielles

  Hoy es día 20, y..... ¿Qué toca cada veinte de mes? Pues, la receta de Desafío en la Cocina. En este caso es desafío dulce, propuesto por nosotras. Después de mucho pensar y elegir propuestas, decidimos  quedarnos con un desafío que podía darnos mucho juego: Dulces fritos españoles
  No os imagináis la cantidad de repostería frita que existen por toda España, la verdad no creía que fuese tanta. Entre muchas de las condiciones que pedíamos, las más importantes eran que debían llevar masa hecha por nosotras, que se hiciese frita y que eligiéramos un dulce que no perteneciera a nuestra comunidad autónoma. 
  Y así investigando por toda nuestra geografía española, di con el dulce que os presento: Les Casadielles o Las Casadiellas, típicas de Asturias. Existen dos versiones de ellas; con hojaldre o con masa. Elegí las elaboradas con masa, porque como dije antes si hubiese elegido hojaldre, tendría que haber sido casero y no comprado. En cuanto al relleno, dos versiones; con nueces picadas o bien una mezcla de nueces y avellanas. 
   Gustaron un montón en casa, y aunque al principio el mismo día de freírlas y probarlas, tienen un sabor intenso a anís, al día siguiente pierde intensidad y están mucho más suaves.    
Ingredientes de la masa: 
- 75 ml de aceite de oliva suave.
- 100 grs de mantequilla.
- 150 ml de vino blanco.
- 2 yemas. 
- 1/2 sobre de levadura química. 
- 500 grs de harina de repostería. 
- Un poco de sal. 
- Aceite de girasol para freír. 
- Azúcar para rebozar. 
Ingredientes del relleno: 
- 150 grs de nueces. 
- 125 grs de azúcar.
- 1/2 copa de licor de anís. 
- 1/4 copa de agua. 
Preparación de la masa: 
  En un recipiente hondo se mezcla el aceite, el vino y una cucharadita de sal. Se bate para que ligue bien , luego agregamos la levadura, las yemas de una en una, y la mantequilla diluida y templada poco a poco, vamos mezclando con un batidor de varillas. 
  Sin dejar de mover, iremos agregando despacio la harina, hasta que consigamos una masa que no se nos pegue a los dedos. Una vez hecha hacemos una bola, la colocamos en un plato y la tapamos con un paño limpio y húmedo. Dejamos reposar en la nevera unas doce horas. 
Preparación del relleno: 
  Trituramos las  nueces,  con una picadora o en thermomix: 4 segundos, velocidad 5.  En un bol, mezclamos las nueces, el azúcar, el licor de anís y el agua. Una vez bien mezclados dejamos reposar de un día para otro. 
Preparación de Les Casadielles: 
  Extendemos la masa con un rodillo, bien la mitad o en porciones. Una vez estirada cortamos cada cuadrado con un cortador de pasta, dependiendo del tamaño del cortador serán más grandes o más pequeñas. Rellenamos cada cuadrado con un poco del relleno de nuez, siempre en un extremo de la masa, seguidamente doblamos cubriendo el relleno y cerramos con la masa sobrante, como si fuese un paquetito. Sellamos bien con los dedos y con la ayuda de un tenedor cerramos los bordes para que no salga el relleno. 
  Freímos cada casadielles en abundante aceite, sin que se quemen, escurrimos sobre papel absorbente y antes de que enfríen las pasamos por azúcar. 
 Si queréis saber todas las propuestas que han hecho el grupo que componemos Desafío en la cocina,  podéis verlo pinchando aquí  y os llevará a todos los dulces fritos españoles que han preparado nuestros compañeros.
  Tan sólo nos queda deciros que el próximo mes de Diciembre nos toca salado, y el desafío vendrá de la mano de Mabel  y su blog A nadie le amarga un dulce  Os esperamos el día 20 diciembre.
Receta elaborada por: Nina.
Fuente: Con la luz en mi cocina (Labidú). 
fF